Sábado de suspenso: ¡”Solo fue un sueño”!

Fuente: pixabay

Muchas gracias queridos amigos por la compañía y lectura de mi post, los días han pasado muy rápido, nuevamente hemos llegado al día sábado, día en el que mi blog se torna místico y tenebroso, para quienes disfrutan de las películas de terror, es momento de una pausa y disfrutar una lectura, hechos naturales o sobrenaturales de la vida, tenebrosas leyendas que nos contaron nuestros padres. Te invito a disfrutar de una leyenda urbana como lo hacíamos en nuestra niñez.

 

La tierra sin mal a lo largo de la historia albergo diferentes culturas, creyentes y supersticiosos de las cosas paranormales y del más allá, según sus creencias entre la tierra y el infierno existe un portal, por donde asiduamente hay entidades que regresan a sus hogares o lugares de orígenes.
Fuente: Pixabay

 

Bienvenidos queridos amigos a otro sábado de suspenso, los correntinos somos muy supersticiosos, desde niños fuimos inculcados a creer y respetar las cosas paranormales, la tierra sin mal alberga miles de historias de hechos que han sido presenciados.

 

Al momento en que mi madre se separa de mi padre, la situación económica del país era muy crítica, mama trabajaba de empleada doméstica, el sueldo que percibía solo alcanzaba para comer, era imposible costear un alquiler en el barrio en donde vivíamos.

 

Por suerte unas de las hermanas de mi madre nos consiguió una pequeña casita en un barrio fuera de la ciudad de Corrientes (Barrio Ponce) el propietario estaba dispuesto a prestarnos la casa hasta que estuviéramos mejor económicamente. ¡Solo había una condición! Compartir la casa con su madre (una anciana muy viejita).

Fuente:

 

La separación de mi madre para mí fue muy traumática, en aquella época yo tenía solo ocho años de edad, estaba acostumbrado a vivir en un barrio de ciudad, esto era muy diferente todo el entorno de la casa daba miedo, no podía creer que existiera un lugar tan alejado de la realidad, como si fuera poco, la viejita daba miedo de solo mirarla.

 

La pobre mujer estaba castigada por el paso del tiempo, su rostro estaba marcado por cientos de arrugas, una nariz grande y en la punta un gran lunar, si la encontrara de noche, aseguraría que me cruce con una bruja.

 

Su atuendo era tenebroso. ¡Todo negro! , siempre vestía de la misma manera, una pañuelo en la cabeza lo que cubría gran parte de su cabellera blanca, camisa abotonada, pollera negras hasta los tobillos, completaba su atuendo unas alpargatas negras

Fuente:

 

Después de haberla conocido supe que su forma ser era muy diferente a la de su apariencia, lo cierto es que nos hicimos muy buenos amigos, pasábamos gran parte del día junto, era una mujer que le encantaba contar historias y leyendas que había escuchado en su niñez

 

Una viejita con un gran conocimiento, sabia muchas cosas, todo los que podía compartía con migo, me enseñó a labrar la tierra, preparar cigarros y hacer dulces caseros, durante toda su vida se dedicó a la agricultura, el terreno estaba colmado de plantas frutales y florales.

 

Se encargó de plantar bananos, naranjeros, limosnero, sidra real, y un sinfín de plantas florales, muy temprano nos levantábamos para regarlas y colocar abonos para mantenerlos nutridos, en el invierno probábamos sus ricas frutas, aunque debo admitir, que había algunas plantas que daban miedo.

Fuente:

 

Pasamos algunos años en compañía de la viejita, una mañana nos dejó, se fue a un mundo mejor, nunca pensé que llegaría a extrañar a la mujer, tiempo después me mude a la capital del país en busca de un mejor futuro, dejando atrás todo recuerdo de la viejita tenebrosa.

 

 

En Buenos Aires conocí a una hermosa joven, la que hoy sería mi esposa Gabriela, en mis primeras vacaciones invite a mi novia a vacacionar en mi provincia, como era de esperar acepto mi invitación, después de viajar más de doce horas llegamos a nuestra casita del barrio Ponce.

 

 

La casa seguía igual de tenebrosa, a pesar de que había pasado varios años todo seguía igual, mire la cara de Gabriela y no podía disimular la cara de espanto, me recordó a mí, cuando llegue al lugar por primera vez, pasado los días ya se había habituado.

Fuente:

 

En Corrientes se acostumbra a dormir la siesta, para Gabriela esto era poco común, mientras dormíamos ella prefería quedarse tomando mate debajo de las plantas de naranjas, una de esas tantas tardes, mientras tomaba sus mates, se apareció una mujer frente a ella, sin mediar palabras la tomo de sus manos y la condujo al fondo del terreno.

 

Gabriela estaba paralizada del miedo, la apariencia de la mujer era escalofriante, sus manos extremadamente frías, su olor nauseabundo mezclado con un fuerte olor a tabaco, al llegar al galponcito invito a que se sentara en unas banquetas de maderas.

 

Coloco el estreve en el centro del galpón, acomodo leñas secas y sobre ellos coloco una gran olla de hierro, invito a mi novia a que ayudara a pelar frutos de mamón, luego colocaron dentro de la olla y agrego varios kilos de azúcar

Fuente:

 

Mientras cocinaban el fruto, la mujer relato unos hechos escalofriantes que sucedieron en el barrio, cosas que jamás habíamos escuchado que habían sucedido, mi novia estaba paralizada del miedo, en un momento todo desapareció volviendo a la normalidad.

 

Muy asustada comenzó a relatar lo sucedido, indico con lujos de detalle la situación al oír la descripción de la mujer me levante de la cama y fui en busca de una fotografía, tome la imagen de la viejita fallecida y enseñe a mi novia.

 

 

De un salto salió de la cama, gritaba fuerte diciendo que esa era la mujer, se trataba de un sueño de mi novia, en donde la viejita le enseñaba a preparar dulce casero de mamón, tal cual me había enseñado a mí. Gabriela no podía creer que fuera un sueño, todo parecía muy real, yo trataba de tranquilizar diciéndole que todo fue solo un sueño.

Fuente:

 

Esta es otra historia que alberga la tierra sin mal, algo que sucedió en mi adolescencia, nadie puede certificar que estas historias sean ciertas, como dice mi madre. Que las hay las hay.

 

¿Ya has probado la interfaz alternativa de Steemit? ¡ SteemPress! Una novedosa manera de publicar tus post.

Vote steempress como testigo

https://steemit.com/~witnesses

Sábado de suspenso: ¡”La casa de Colaza”!

Fuente: pixabay

Muchas gracias queridos amigos por la compañía y lectura de mi post, los días han pasado muy rápido, nuevamente hemos llegado al día sábado, día en el que mi blog se torna místico y tenebroso, para quienes disfrutan de las películas de terror, es momento de una pausa y disfrutar una lectura, hechos naturales o sobrenaturales de la vida, tenebrosas leyendas que nos contaron nuestros padres. Te invito a disfrutar de una leyenda urbana como lo hacíamos en nuestra niñez.

 

La tierra sin mal a lo largo de la historia albergo diferentes culturas, creyentes y supersticiosos de las cosas paranormales y del más allá, según sus creencias entre la tierra y el infierno existe un portal, por donde asiduamente hay entidades que regresan a sus hogares o lugares de orígenes.

Fuente: Pixabay

 

Bienvenidos queridos amigos a otro sábado de suspenso, los correntinos somos muy supersticiosos, desde niños fuimos inculcados a creer y respetar las cosas paranormales, la tierra sin mal alberga miles de historias de hechos que han sido presenciados.

 

Mi madre nació y creció en un paraje llamado san Judas, (en honor al Santo Patrono San Judas Tadeo), un lugar alejado de toda civilización, una colonia olvidado en el tiempo. En algún momento fue un lugar muy prospero, la economía local cayo con los cambios propuestos por la gobernación correntina.

 

Los padres de mama debieron mudarse del lugar buscando un lugar que les permitiera vivir dignamente, en el paraje quedaron algunos parientes de mi madre, personas aferradas al campo y sus tierras, unas de ellas es Colaza, una prima mayor que mi madre.

 

Colaza es una mujer muy sufrida, todo lo que conoce es cuidar a su familia numerosa y labrar la tierra de sol a sol, su marido (Esteban) siempre fue muy haragán, nunca aporto nada a la familia, más que procrear hijos.

Fuente:

 

La prima de mi madre por suerte obtuvo del departamento de acción social una pensión por ser madre de más de siete hijos, para poder cobrar su dinero debía viajar a la capital correntina, la noche anterior del día de cobro, venía a visitarnos y se quedaba a dormir en nuestra casa, con la intención de ser unas de las primeras en la fila de las cajas del banco.

 

Los primeros días de cada mes teníamos la visita de Colaza, muy avergonzada pedía disculpas por las molestias que ella creía que ocasionaba, sin embargo para nosotros era una gran compañía y siempre se lo hacíamos saber.

 

La prima de mama en cada visita nos invitaba a que fuéramos a pasar unos días en su casa de campo, al llegar las vacaciones de invierno decidimos aceptar su invitación.

 

En aquella época yo tenía unos nueve años de edad, no hacía mucho tiempo en que mi madre se separó, estábamos viviendo en el Barrio Ponce, otro lugar olvidado en el tiempo, no muy distinto al lugar en donde vivía Colaza. ¡La única diferencia! Ella tenía un campo llenos de animales y en cercanía un brazo del rio Paraná

Fuente:

 

Vivir en ese lugar para un niño de nueve años puede ser un sueño, correr por la pradera en compañía de animales silvestre es algo único, visitar el riacho y disfrutar las frescas aguas del río era incomparable, todo indicaba que serían días muy divertido.

 

En mi provincia las vacaciones de invierno son dos semanas, para aprovechar más días, nos fuimos al campo el mismo viernes al terminar las clases del colegio, llegamos casi de noche y muy cansados, hablamos un poco con la prima de mama y nos fuimos a dormir.

Fuente:

 

A la mañana siguiente Colaza nos preguntó si dormimos bien y si alguien nos había molestado, la verdad que con el cansancio que teníamos, apenas tocamos la cama nos dormimos hasta el otro día, podían saltar sobre nuestro, que no sentiríamos nada.

 

Ese día la pasamos bárbaro, jugué todo el día con los niños de la prima de mama, ese lugar es increíble, jugábamos desde que salía el sol hasta que desapareciera, mama colaboraba con Colaza en labrar la tierra, al igual que yo, al tocar la cama se quedaba dormida, con este ritmo de vida la primer semana paso volando.

 

El día lunes de la semana siguiente amaneció lloviendo, cuando llueve, el campo es lo más aburrido que hay, no hay mucho por hacer dentro de la casita de adobe, más que dormir, llovió toda la mañana y parte de la tarde, para cuando paro de llover el día se había ido, no pudimos hacer grandes cosas.

Fuente:

 

Colaza preparo la cena temprano y nos fuimos a dormir, como dormimos todo el día, era imposible conciliar el sueño, dábamos vuelta y vuelta en la cama sin poder dormir, la vida en el campo no es como vivir en la ciudad, ahí no hay luz eléctrica, televisor, ni nada que te mantenga entretenido, cuando sucede estas cosas, ahí se mata el tiempo contando cuentos, chistes o leyendas del lugar.

 

Para poder dormirnos mi madre comenzó a recordar cosas de cuando era niña y jugaba en cercanía de allí con su prima, en eso estábamos, cuando comenzamos a escuchar ruidos dentro de la pieza en donde dormíamos, era como si alguien más estuviera en la habitación, sentíamos como si alguna persona buscara algo dentro de nuestros bolsos en donde guardábamos nuestras pertenecías.

 

Oíamos unas risita muy contagiosas, escuchábamos como si revolvieran nuestros bolsos y encontraran algo divertido, porque nuevamente estaban las risas, mama no aguanto y pregunto quién estaba ahí.

Fuente:

 

La pieza queda en silencio, tan silenciosa que nos dio miedo, un escalofrío pasó por nuestra piel, no se podía escuchar nada, la incertidumbre nos estaba matando, cuando de repente comenzaron a volar las cosas por todos lados.

 

Las cosas de nuestros bolsos volaban por el aire y nos caían en todas las direcciones, como si fueran muchas personas que estaban ahí dentro, nos abrazamos con mi madre quedándonos muy quieto, ante nuestra quietud todo volvió a la normalidad.

 

Nuevamente escuchamos como si alguien buscara algo dentro de nuestro bolso, luego nuevamente esa risita, no era una risa normal, era finita y demoniaca, daba terror al oírla, mama me abrazaba y decía que nada nos iba a pasar, que cerrara el ojo y tratara de dormir como los otros días, en que no escuchamos nada, así lo hice, hasta que finalmente me quede dormido.

Fuente:

 

Ni bien aclaro salimos corriendo de la pieza en donde dormíamos, cuando Colaza se levantó nos preguntó si algo malo había sucedido, cuando comentamos lo sucedido, nos contó que eso sucede hace varios años por temporadas, en algunas épocas del año, aparecen unos duendes que se apoderan de las casas del lugar.

 

Son unos duendes traviesos, no hacen daños a las personas, son muy curiosos, por las noches revuelven toda la casa y si se les habla es como si se asustaran, porque comienzan a tirar todas las cosas hasta lograr que reine el silenció.

 

No hace falta decir que nos fuimos de la casa de Colaza ese mismo día, no queríamos saber nada de duendes, según los niños de la prima de mama, ellos los vieron a los duendes, son pequeños y de diversas formas, que parecen amigables y no tienen cara de malos.

Fuente:

 

Esta es otra historia que alberga la tierra sin mal, algo que vivimos en casa de la prima de mama, nadie puede certificar que estas historias de duendes sean ciertas, como dice mi madre. Que las hay las hay.

 

¿Ya has probado la interfaz alternativa de Steemit? ¡ SteemPress! Una novedosa manera de publicar tus post.

Vote steempress como testigo

https://steemit.com/~witnesses

Sábado de suspenso: ¡”El duende del riacho”!

Fuente: pixabay

Muchas gracias queridos amigos por la compañía y lectura de mi post, los días han pasado muy rápido, nuevamente hemos llegado al día sábado, día en el que mi blog se torna místico y tenebroso, para quienes disfrutan de las películas de terror, es momento de una pausa y disfrutar una lectura, hechos naturales o sobrenaturales de la vida, tenebrosas leyendas que nos contaron nuestros padres. Te invito a disfrutar de una leyenda urbana como lo hacíamos en nuestra niñez.

 

La tierra sin mal a lo largo de la historia albergo diferentes culturas, creyentes y supersticiosos de las cosas paranormales y del más allá, según sus creencias entre la tierra y el infierno existe un portal, por donde asiduamente hay entidades que regresan a sus hogares o lugares de orígenes.

Bienvenidos queridos amigos a otro sábado de suspenso, los correntinos somos muy supersticiosos, desde niños fuimos inculcados a creer y respetar las cosas paranormales, la tierra sin mal alberga miles de historias de hechos que han sido presenciados.

Fuente: Pixabay

 

Desde que tengo uso de razón, vivir en mi país siempre fue un gran desafío, la historia habla de la mala administración de los gobiernos y las crisis económicas que estos causaron, aquellas que tuvimos que soportar los habitantes.

 

La ciudad de Corrientes siempre se caracterizó por ser la de menor recurso económico del país, por este motivo tardo mucho tiempo en urbanizarse, incluso en la actualidad existen lugares en donde carece de las necesidades básicas de una ciudad

 

La historia de hoy narro mi madre en un día lluvioso. Hace muchos años vivíamos en el barrio Ponce, un pequeño barrió ubicado en el conurbano de la provincia, un lugar olvidado en el tiempo, casitas de adobe y paja, baños con letrinas, luz de candil y aguas de aljibes, sacar agua de allí era muy peligroso, estabas expuesto a que la tierra cediera y quedaras atrapado en el pozo tapado por una gran cantidad de tierra tuyu ti

Fuente: Pixabay

 

En aquella época tenía ocho años de edad, la separación de mis padres nos obligó a mudarnos, el dinero no alcanzaba para seguir viviendo en la capital correntina, motivos para vivir a este barrio de mala muerte.

 

De ver su presencia provocaba miedo, casas distantes inmersas en la espesura, calles de tierras rodeadas de atemorizantes árboles, que parecieran hablar con el crujir del viento, el sol era testigo de mis miedos mientras calentaba la tierra arenosa de sus calles.

 

El día jueves habíamos planeado con mis amigos juntarnos el sábado a la mañana después del desayuno, la intención era salir a recorrer los montes aledaños, quizás poner algunas cimbras y comer al medio día algún ave silvestre.

 

Poco después de levantarme se largó una lluvia torrencial, como de costumbres en estos casos, mi madre preparaba torta frita con mate cocido para el desayuno, la familia entera reunida alrededor del fuego del estreve, mientras hervía agua para preparar el desayuno mama nos relataba algunas de sus experiencias vividas de niña en el campo.

Fuente: Pixabay

 

Mi madre sabía que nos encantaba sus relatos de suspenso, los que utilizaba para mantenernos entretenidos, pasar un día entero en el galponcito sin poder salir, era extremadamente aburrido

 

Mama comenzó a relatar una historia de suspenso que había vivido de niña en su pueblo natal en el “Rincón de San Judas” Este lugar era propicio para que ocurriera todo tipo de cosa relacionado sobrenatural, un lugar lejos de toda civilización, las casas estaban muy dispersa, varios kilómetros de monte y campo separaban a cada vecino.

 

A unos mil metros de la casa de mis abuelos pasaba un riacho, un brazo del rio Paraná, a pesar de ser un estrecho riacho, sus aguas eran muy caudalosas y profundas. Mi madre y sus hermanos en horario de la siesta y mientras la abuelita dormía, se escapaban para ir a nadar.

Fuente: Pixabay

 

La abuela no tenía una pizca de sonsa, estaba enterada de todo lo que sucedía mientras ella descansaba, nuestra abuela había nacido y vivido en el lugar, conocía muy bien las cosas que sucedía en el paraje, por este motivo reunió a todos sus hijos y comento algo que vivió de niña en relación al riacho.

 

Como era de esperar mama y sus hermanos no creyeron en la historia de la abuela, no podían dar crédito que existía un duende muy parecido a un niño que los encantaba con sus silbidos o cantos melodiosos y muchos menos que tuviera la capacidad de transformarse en un animal silvestre muy cariñoso.

 

Lo cierto es que mama y sus hermanos cada vez que se presentaba la ocasión huían de casa para ir a nadar al riacho, allí se encontraban con los hijos de otros vecinos aledaños, prácticamente era el único lugar en donde podía hacer relaciones con personas fuera del hogar.

 

El día que la abuela relato la historia para influenciar el miedo y evitar que los niños vayan al riacho, hizo prometer a los niños que jamás nombrarían al duende por su nombre (yasi yatere), esto era una manera de convocar su presencia.

 

Una siesta en que había más de treinta niños jugando en el agua del riacho, unos de los hermanos de mama quiso hacer tener miedo a los chicos, comenzó a relatar el cuento que enseño su madre y para poner más suspenso a la situación comenzó a nombrar en vos alta el nombre del duende.

Fuente: Pixabay

 

Los niños más chicos, que al parecer conocían la historia, pedían llorando que no convoquen al duende, esto causo mucha gracias a los más grandes, que descreían que existiera tal duende, entre risas y risas, comenzó a llover piedras sobre el riacho, las que veían de varias direcciones, al principio pensaron que se trataba de otros niños con la intención de asustarlos.

 

Las piedras cesaron, rato después se movían las ramas de los árboles que estaban a la vera del riacho, lo curioso era que no había una gota de viento, era como si algo o alguien saltaba de rama en ramas, provocando que las ramas se movieran.

 

Esto no era normal que sucediera y muchos menos los silbidos y la música armoniosa que se escuchaba, muy similar a una flauta, ahí comenzaron a tener miedo, ya que había mucha similitud con el cuento de la abuela sobre el duende.

 

Los niños se reunieron todos juntos en la orilla del agua y miraban en círculo para evitar que el duende lo sorprendieran, cuando estaban muy atemorizado, entre la maleza se asomó un pequeño y hermoso siervo, un animal silvestre precioso, de color marrón cubierto con círculos blancos, los niños se enamoraron del animal.

Fuente: Pixabay

 

El más grade de ellos salió del agua con la intención de agarrar al cachorro animal, este caminaba muy despacio en dirección al bosque, los niños lo seguían sigilosamente para no asustar al ciervito, lentamente el animal se ocultó en el bosque desapareciendo de la vista de los niños.

 

Segundo después comenzaron a sentir una armoniosa melodía, que los invitaba a seguir el sonido, mi madre decía que era algo que no podían dejar de seguirlo, los niños sabían que estaba mal seguir esa música, no era una música celestial, más bien una melodía diabólica.

 

Estaban muy atemorizados, algunos chicos lloraban del miedo, pero no podían dejar de seguir al sonido, estaban en medio del bosque, sus pequeños pies pisaban espinas, sus piernas raspaban la unas de gatos, la sangre corrían por sus piernas y aun así seguían la melodía, no se podían resistir, en medio del bosque pudieron ver al duende, se trataba de un niño con un aparato en su boca con el que hacia el extraño sonido.

 

Un niño muy blanco, de cabellos rubios como los rayos del sol, sentado sobre la ramas de una árbol, sus ojos grandes, negros de apariencia endemoniada, cada vez que sonaba la melodía los niños tenían más miedo, la melodía ya no era dulce, ahora era un sonido tenebroso.

Fuente:

 

El pequeño demonio tenía a los niños hechizados, todos querían huir del lugar pero sus cuerpos no respondían, cada vez se aproximaban más al duende, el duende al ver a los niños atemorizado se reía de manera diabólica.

 

Por suerte, no todos los niños siguieron al pequeño ciervito, unos de los hermanos más chico de mama, recordó la historia de su madre y fue en busca de ella, al llegar la abuela a la entrada del bosque y pegar un grito ensordecedor, el duende desapareció de la vista de los niños, ahí pudieron salir corriendo del bosque. Desde ese día jamás regresaron a nadar, nunca pudieron olvidar

¡Al duende del riacho!

 

Esta es otra historia que alberga la tierra sin mal, algo que vivo y escucho mi madre en su niñez, nadie puede certificar que estas historias sean ciertas, como dice mi madre. Que las hay las hay.

¿Ya has probado la interfaz alternativa de Steemit? ¡ SteemPress! Una novedosa manera de publicar tus post.

Vote steempress como testigo

https://steemit.com/~witnesses

Sábado de suspenso: ¡”La casa de Doña Minga”!

Fuente: pixabay

Muchas gracias queridos amigos por la compañía y lectura de mi post, los días han pasado muy rápido, nuevamente hemos llegado al día sábado, día en el que mi blog se torna místico y tenebroso, para quienes disfrutan de las películas de terror, es momento de una pausa y disfrutar una lectura, hechos naturales o sobrenaturales de la vida, tenebrosas leyendas que nos contaron nuestros padres. Te invito a disfrutar de una leyenda urbana como lo hacíamos en nuestra niñez.

 

 

La tierra sin mal a lo largo de la historia albergo diferentes culturas, creyentes y supersticiosos de las cosas paranormales y del más allá, según sus creencias entre la tierra y el infierno existe un portal, por donde asiduamente hay entidades que regresan a sus hogares o lugares de orígenes

Bienvenidos queridos amigos a otro sábado de suspenso, los correntinos somos muy supersticiosos, desde niños fuimos inculcados a creer y respetar las cosas paranormales, la tierra sin mal alberga miles de historias de hechos que han sido presenciados.

Fuente: Pixabay

 

 

La situación del país era muy crítica, escases de alimentos, inflación más alta de toda la historia y el desempleó, eran algunas cuestiones que aquejaban a los habitantes de mi provincia. Mi madre trabaja como personal doméstica en casa de unos reconocidos doctores, esto no seguiría así por mucho tiempo.

 

 

Mi padre, un hombre muy celoso de mi madre termino por arruinar la relación, la que culmino en una separación, el salario de mama no daba para pagar un alquiler en el hermoso barrio en donde vivíamos, debimos buscar donde vivir fuera del conurbano correntino.

 

 

Así fue como llegamos al Barrio Ponce, un barrio alejado de toda realidad, al parecer este lugar no existía en los planes y muchos menos en la cabeza de los gobernantes, un barrio pequeño en donde las necesidades básicas no estaban cubiertas y eran reemplazadas por grandes necesidades.

 

 

De calles había pequeños senderos de arenas cubiertas por sombrías arboledas, la luz eléctrica estaba a año luz de nuestro hogar, las que iluminábamos con pequeños candiles caseros creados por nosotros, el agua potable brillaba por su ausencia, nos abastecíamos de ella de una pequeña laguna o agua que mama juntaba de la lluvia. Baños como estamos acostumbrados a ver, en el barrio era solo un sueño, en ese momento utilizábamos unos pozos negros en donde satisfacíamos nuestras necesidades fisiológicas.

Fuente:Pixabay

Al caer la noche era como estar en las películas de Boris Karloff, sonidos extraños, algo que mis oídos jamás habían escuchado, sumados a las habladurías y leyendas del lugar que hacían que se intensificaran mis miedos.

 

 

No paso mucho tiempo en acostumbrarme y ver las cosas positivas del lugar, de día era como vivir en algún lugar soñado, Bosques de grandes árboles en el que jugábamos con otros chicos de mi edad, o nadar en la laguna o el lago, o juntarnos para comer frutas silvestres como el ñangapiri o guapuru.

 

 

En aquella época tenía ocho años de edad, como todo niño, pronto hice nuevos amigos, entre ellos, un niño a quien llamábamos el negro Flores, negro, era el hijo de Doña Minga, una mujer que vivía a unos 100 metros de casa, oriunda de la ciudad de resistencia, descendiente de una comunidad indígena.

 

 

Doña minga tenía una particularidad, le encantaba contar anécdotas y leyendas de sus ancestros, su forma de narrar las historias era cautivante, te mantenía enfocado en ella, incluso percibías, como si estuviera presente en el lugar mientras ocurrían los hechos.

Fuente: Pixabay

 

Una noche en que mi madre se internó en la clínica para dar a luz a mi hermana, me quede a dormir en casa de mi amigo, Doña Minga preparo una cama en la habitación de mi amigo, cuando su esposo y sus otros niños se quedaron dormidos, regreso a la habitación en donde dormíamos para contar algunas de sus leyendas.

 

Los cuentos de terror de Doña Minga tomaban relevancia en las noches, como dije, el barrio de noche era tenebroso por todos los ruidos extraños que se escuchaban.

 

 

En el barrio vivía una familia de apellido Peloso, tenían 10 hijos varones, según la creencia, el séptimo hijo varón al llegar a la adolescencia se convertiría en lobizón, este es un animal mitad hombre y mitad perro, es parte de la mitología india.

 

Doña minga comenzó a narrar un historia de lobizón que sucedió en su casa cuando era pequeña, ese día era muy especial, un día viernes de luna llena, según la creencia del pueblo, los lobizones salen en estos días a comer excremento de aves.

 

Esa noche en particular reunía varias coincidencias relacionada con el del mito del lobizón, un día viernes, noche de luna llena, a continuación de la habitación en donde dormimos estaba el gallinero de la familia, como dije, a este animal, le gustaba visitar lugares como este.

 

 

Serian como las doce de la noche mientras Doña Minga relataba lo sucedió en su niñez, la habitación era iluminada por una escaza luz del candil, cuando de repente escuchamos, un gran alboroto en el gallinero continuo a la habitación, las gallinas revoloteaban, haciendo un gran disturbio con sus alas, una respiración densa se escuchaba a continuación, como si fuera un toro salvaje que respiraba dentro.

Fuente: Pixabay

 

En la parte alta de nuestra habitación había un pequeño ventiluz, el que aprovechamos para mirar dentro del gallinero, lo que veíamos con mi amigo nos provocó un terror enorme, bajamos de la silla en el que estábamos subido para dar paso a Doña Minga, Al subir, pego un grito ensordecedor, pidió que apagáramos la luz del candil, para no atraer la atención del lobizón, lamentablemente ya era tarde, el animal se dirigió a la puerta de nuestra habitación, se podía escuchar como hacia fuerza contra la puerta de madera, sus uñas trataba de desgarrar la madera, los gritos que pegábamos despertó a Don Andrés, el padre de mi amigo.

 

Al salir de su habitación se encontró con el enorme animal, Don Andrés regreso a su habitación para tomar su rifle y balas de plata, según los que saben de estas cosas, solo las balas de plata puede ahuyentar a este animal, tras cargar el rifle disparo dos tiros certeros sobre el animal, al parecer hizo impacto sobre su cuerpo, ya que salió disparado del lugar.

 

 

Con la luz del candil pudimos iluminar la zona en donde Don Andrés acertó los tiros sobre el cuerpo de lobizón, en el lugar había mucha sangre, munido de un olor fuerte y desagradable, como a carne podrida, esta demás decir que esa noche no pudimos dormir del miedo.

Fuente: Pixabay

 

 

Pasado una semana nos enteramos que Luis Peloso falleció producto de una gran infección, sus padres comentaban que su hijo sufrió unas heridas en el cuerpo que no se hiso ver y se le infesto, nunca pudimos relacionar que esas heridas fueron realizadas por las balas de Don Andrés.

 

Esta es otra historia que alberga la tierra sin mal, algo que vivimos en casa de Doña Minga, nadie puede certificar que esta historia esté relacionada con el lobizón, ya que lo que vimos, fue un perro gigante de ojos rojos como el fuego, como dice mi madre. Que las hay las hay.

¿Ya has probado la interfaz alternativa de Steemit? ¡ SteemPress! Una novedosa manera de publicar tus post.

Vote steempress como testigo

https://steemit.com/~witnesses

Sábado de suspenso: ¡”El señor de la paz”!

Fuente: pixabay

Muchas gracias queridos amigos por la compañía y lectura de mi post, los días han pasado muy rápido, nuevamente hemos llegado al día sábado, día en el que mi blog se torna místico y tenebroso, para quienes disfrutan de las películas de terror, es momento de una pausa y disfrutar una lectura, hechos naturales o sobrenaturales de la vida, tenebrosas leyendas que nos contaron nuestros padres. Te invito a disfrutar de una leyenda urbana como lo hacíamos en nuestra niñez.

 

La tierra sin mal a lo largo de la historia albergo diferentes culturas, creyentes y supersticiosos de las cosas paranormales y del más allá, según sus creencias entre la tierra y el infierno existe un portal, por donde asiduamente hay entidades que regresan a sus hogares o lugares de orígenes

Bienvenidos queridos amigos a otro sábado de suspenso, los correntinos somos muy supersticiosos, desde niños fuimos inculcados a creer y respetar las cosas paranormales, la tierra sin mal alberga miles de historias de hechos que han sido presenciados.

Fuente: Pixabay

 

La tierra sin mal (Corrientes) es una de las provincia más pobre del país y ha sido así de tiempo de antaño, urbanizar la provincia costo muchos años, incluso en la actualidad existen parajes olvidados en el tiempo, sin nada de urbanización.

 

Hace apenas unos cincuenta años, una discusión con un vecino se solucionaba con una contienda a puñal, el que caía muerto era la persona que no tenía la razón, las peleas de mayor envergadura, como reclamar una propiedad o animales sustraídos, se hacía a punta de armas de fuego.

 

En la historia de mi provincia tenemos varios santos milagrosos protectores, que oportunamente fueron gauchos que peleaban a muerte defendiendo a las personas más débiles, como por ejemplo: El Gauchito Gil, El gaucho Mate Cocido, entre otros.

 

Cuando mi madre se separó de mi padre y pasado un tiempo, volvió a formar pareja con un Señor llamado Roberto, este hombre era el mayor de cinco hermanos, uno de ellos apodado Hita, era un joven adolescente muy peleador, tenía mucha habilidad para manejar el cuchillo y muy buena puntería con armas de fuego.


Como dije, en aquella época era común ver a las personas armadas, el que menos tenia era un puñal en su cintura. Hita era un joven de carácter muy fuerte, a plena luz del día y ante la muchedumbre, no tenía inconveniente arreglar una diferencia a mano armada, antes de cumplir los 20 años de edad ya tenía varias muerte a su favor.

Fuente: Pixabay

 

Su hermano mayor Roberto (Pareja de mi madre) vivía sacándolo de problemas, era un joven buscado por la ley (Policía Montada) y lleno de enemigos, en cada fiesta que asistía, terminaba herido y con varios muertos en su haber, un joven al que no se le podía mirar a los ojos o mantener la vista, si querías evitar una pelea, debías bajar la mirada, de no ser así, lo mínimo que ganaba era un corte con su puñal, el problema era que los jóvenes de su edad, la gran mayoría se comportaban de esa manera, esto hacía imposible que la ley pudiera evitar estas contiendas.

 

Este joven vivía junto a sus hermanos en un paraje llamado Mantilla, una localidad del interior de mi provincia, un campo desolado rodeado de pura vegetación, el vecino más próximo vivía a más de 4 kilómetros de distancia. Cuando en el campo se realiza algún festejo, el sonido de la música se escucha a distancias increíbles, es ahí cuando los jóvenes visitan a las estancias en donde se lleva a cabo el evento.

 

Es muy común en estos tipos de eventos recibir visitas de personas que no conoces, mujeres y hombres que siguieron el sonido de la guitarra, cuando esto sucede, los adolescentes de la zona se avisan de la música y se mueven en banda, la muchedumbre llegan de distintas direcciones, todos con la misma intención, disfrutar y pasar un buen rato en compañía de la música.

 

Es tanto la concurrencia, que a mitad de la noche, los jóvenes pasados de alcohol se desconocen y terminan en una riña a cuchillo, momento en que los músicos dejan de tocar y se termina la fiesta.

Algunas personas caminan de regreso a sus hogares más de 20 kilómetros, ahí son abordados por saqueadores que quieren quedarse con lo poco de valor que posees, sin tener en cuanta con quien se están enfrentado. Hita tubo cientos de encuentros de este tipo, defendió sus valores a mano armada, hiriendo, incluso matando a más de uno de estos saqueadores.

Fuente: Pixabay

 

Como dice la voz popular, “pueblo chico, infierno grande” no tarda mucho tiempo de hacerse ecos las muertes que sucedió en el camino de aquel lugar, varios cuerpos recibieron la muerte de mano del popular Hita. Nuevos hechos que apunta la policía montada para juzgar al joven, el día de que cayera preso.

 

Esa era la vida de Hita, cada vez que salía de su hogar no sabía con que tenía que lidiar, heridos, muertos, peleas, hombres celosos por sus mujeres, el joven era bien parecido y atraía las miradas de las jóvenes más bellas de lugar, algo que al final de la fiesta traería consecuencias.

 

Con el paso del tiempo se volvió un gaucho temido y respetado, pocos eran los hombres que desafiarían una contienda al popular Hita, algunos decían que vendió su alma al diablo, para tener protección y salir ileso de las luchas nocturnas que llevaba a cabo a diario.

 

Se hiso tan popular y temido que al llegar a una fiesta, los hombres que no querían una pelea se retiraban de la fiesta, las mujeres sensatas abandonaban el lugar.

 

En una ocasión lo desafiaron a una fiesta, un lugar llamado pampa del infierno, se decía que a ese lugar solo asistían los hombres más valientes del país, ahí ocurrían cosas sobre naturales y evaluaban la hombría del hombre.

 

Como era de esperar Hita acepto la invitación, hasta ese momento no hubo un hombre o algo sobre natural que lo hiciera retroceder y mucho menos espantara, se decía que enfrento a todos los duende que existen en la zona, El “pombero, Lobizón, y los siete monstruo de la mitología guaraní”

Fuente: Pixabay

 

Según el relato de mi madre, Hita tendría unos 30 años de edad para cuando asistió a ese evento. Pampa del Infierno era un lugar muy temido, nadie que viviera en la zona salía de noche, al llegar la noche los moradores se encerraban en sus casas y no salían por más que pidieran auxilio a viva voz.

 

La primer noche que paso Hita en el lugar, ningún gaucho se atrevió a una contienda con él, era muy temido por otros gauchos de otras provincia, su proeza llego a cada rincón del país, al no tener contrincante paso directamente a probar su valor con el señor de la paz.

 

El señor de la paz, era un gaucho milenario, quien fue santificado por la creencia popular, fallecido hace muchos años, su espectro se hacía presente en pampa del infierno para eliminar personajes, matones a quienes ningún ser humano querría enfrentar.

Hita se internó en un bosque impenetrable, la oscuridad de la noche no permitía ver más allá de sus narices, guiado solo por su audición, camino más de media hora en el bosque hasta llegar a un claro, ahí percibió la presencia de muchas personas que rodearon su figura, un fuerte olor a podredumbre invadió el lugar.

Fuente: Pixabay

 

Se defendió del ataque con ambas manos empuñada, en cada una de ellas calzada un puñal de doble filo con ranuras en el centro, puñal que no permite que el herido sangre y muera desangrado por dentro.

 

Los ataques fueron simultáneos en varias direcciones a la vez, la contienda duro más de dos horas, momento en que decidió abandonar la lucha, percibió que no peleaba con una persona, corto con su puñal a muchos cuerpos y ninguno caían al suelo, era una lucha que solo terminaría cuando el cayera muerto, su cuerpo tenía muchos cortes, nada profundo, pero aun así moriría desangrado si no salía de allí.

 

Salió del lugar haciendo frente y marchando hacia delante, se alejó del claro caminado por caminos estrechos, en un momento la luna dejo entrever su luz y pudo ver a que se enfrentaba, eran hombres gigantes, vestidos con trozos de telas podridas, todos heridos como el, con la diferencia que estos no sangraban.

Al salir del bosque se encontró con una pradera, corrió como puedo hasta llegar a un gran alambrado de siete hilos, se trepo y pudo salir del campo, del otro lado un profundo zanjón que tuvo que pasar nadando, tras cruzar el agua una calle improvisada de tierra.

Fuente: Pixabay

 

Menos la cara tenia corte en todo su cuerpo, sentado en medio de la calle se desvaneció y perdió la noción, horas más tarde se despertó en un hospital. Nadie sabe cómo llego allí.

 

Todo lo sucedido comento con su hermano mayor en presencia de mi madre, los que conocen la historia, no pueden creer que haya salido vivo de pampa del infierno, nunca nadie salió vivo para contar la historia del señor de la paz.

 

Desde ese momento Hita cambio rotundamente, nunca más volvió a pelear con nadie, se casó y formo una familia, finalmente recibió paz que otorgó el señor de pampa del infierno.

 

Esta es otra historia que alberga la tierra sin mal, algo que vivo y escucho mi madre, nadie puede certificar que esta historia sea cierta, como dice mi madre. Que las hay las hay.

¿Ya has probado la interfaz alternativa de Steemit? ¡ SteemPress! Una novedosa manera de publicar tus post.

Vote steempress como testigo

https://steemit.com/~witnesses

Sábado de suspenso: ¡”La aparición de la dama de blanco”!

Fuente: pixabay

 

 

Muchas gracias queridos amigos por la compañía y lectura de mi post, los días han pasado muy rápido, nuevamente hemos llegado al día sábado, día en el que mi blog se torna místico y tenebroso, para quienes disfrutan de las películas de terror, es momento de una pausa y disfrutar una lectura, hechos naturales o sobrenaturales de la vida, tenebrosas leyendas que nos contaron nuestros padres. Te invito a disfrutar de una leyenda urbana como lo hacíamos en nuestra niñez.

 

La tierra sin mal a lo largo de la historia albergo diferentes culturas, creyentes y supersticiosos de las cosas paranormales y del más allá, según sus creencias entre la tierra y el infierno existe un portal, por donde asiduamente hay entidades que regresan a sus hogares o lugares de orígenes.

Bienvenidos queridos amigos a otro sábado de suspenso, los correntinos somos muy supersticiosos, desde niños fuimos inculcados a creer y respetar las cosas paranormales, la tierra sin mal alberga miles de historias de hechos que han sido presenciados.

Fuente: Pixabay

 

Nuestros ancestros han transmitido diferentes tipos de leyendas, una práctica manera de enseñar e influenciar a las personas a través del razonamiento o el miedo que transmitían sus historias, aquellas que fueron transmitiendo de generación en generación hasta nuestros días.

 

La Provincia de Corrientes, desde que tengo uso de razón siempre fue una ciudad muy pobre, sin dudas la de menor recursos de mi país, por esta razón tardo muchos años en urbanizarse, carecía de los servicios básicos como el agua potable, el alumbrado público, las cloacas, incluso las calles no eran urbanas, las casas se comunicaban entre sí por medio de pequeños caminos que zigzagueaban los montes que estaban por doquier.

 

Las casas estaban emergidas en medio de la naturaleza, lo que hacía que las noches sin lunas fueran muy oscuras, las personas que salían de noche tenían que hacerlas con un candil en las manos, aunque no era muy común ver personas caminado una vez que haya oscurecido.

Los padres de mi madre vivan en la zona sur de la capital correntina, el transporte público más cercano te dejaba a más de veinte cuadras de la casa de mis abuelos, para llegar a ella debías pasar por un gran potrero al que llamábamos el potrero del molino, luego caminar por un sendero que bordeaba una gran arboleda de eucaliptus, pasar un pequeño riacho que lo hacíamos por un puente creado con una gran rama de un árbol.

Fuente: Pixabay

 

El riacho era muy profundo, pasar por ese improvisado puente siempre fue muy peligroso, si por descuido caías al agua, no salías vivo de allí, cada vez que mi madre anunciaba que visitaríamos a mis abuelos sentía pánico.

 

Para hacer más tenebroso la situación debo decir que la casa de mis abuelos estaba cerca del cementerio san juan bautista, en aquella época mi madre tenía unos 22 años de edad y yo quizás unos cinco años, una o dos veces por semana visitábamos a mis abuelos, así fue como mi madre escucho de boca de su hermano la historia que voy a narrar.

 

Mama tenía un hermano menor adolescente. ¡Mi tío Beto! El tío pasaba por la etapa del enamoramiento, por las noches salía con sus amigos, en esa época los jóvenes eran amantes de la música y del baile. Era muy común que visitaran los boliches de la zona.

A la abuela María, no le gustaba mucho que su hijo saliera por las noches, ella, una mujer criada a la manera antigua, sus pensamientos eran que la noche se hizo para dormir y que las almas en pena salían a buscar el camino al más allá.

Fuente: Pixabay

 

Como se podrán imaginar, estos pensamientos de la abuela no les importaban a los adolescentes, hacían caso omiso de lo que pudiera opinar la abuela.

 

Una de esas tantas noches el tío Beto salió a bailar con sus amigos, en aquella época estaba de moda un boliche llamado El Castillo (en honor a la forma del edificio) la fiesta estaba en su mejor momento, cuando pasado la doce de la noche se hizo presente en la pista de baile una hermosa joven vestida de blanco.

 

El tío era un joven bien parecido, esos muchachos de campo bien fornidos y de cuerpo trabajado, producto del trabajo de la agricultura, lo cierto es que en menos de media hora la joven bailaba en medio de la pista con mi tío, un rato después llego el momento de la música lenta, situación muy esperado por los jóvenes, era el momento de abrazar a la joven.

El cuerpo de la joven estaba muy frio, algo que llamo la atención de mi tío, dentro del boliche hacía un calor abismal, la joven estaba muy bella que poco importaba la temperatura de su cuerpo, en poco tiempo estaban abrazados como si se conocieran de toda la vida.

Fuente: Pixabay

 

Lentamente la noche comenzó a dar paso a la claridad del día, momento en que la joven anuncio su partida, mi tío se ofreció acompañarla hasta su casa, algo que ella agradeció ya acepto muy feliz, caminaron abrazados varias cuadras en dirección al cementerio San Juan Bautista, hasta ahí el tío no sospechaba nada.

 

La joven dijo llamarse Delfina Solís y que vivía en las viviendas que estaban cerca del cementerio, una cuadra antes, ella pido a mi tío que allí se despidieran, su padre era un hombre muy celoso, si los veían juntos haría un gran escándalo, el tío se despido con un beso y quedaron verse de nuevo la noche del viernes.

La joven era muy bella, pero sus besos eran amargos, fríos y ásperos, como la de una mujer anciana, antes de partir mi tío tomo sus manos y dio un tierno beso, sus manos estaban helados como dos cubos de hielo, la joven soltó su mano y se retiró en dirección del cementerio.

Fuente: Pixabay

 

Mi tío Beto hizo como si se fuera y se escondió detrás de un árbol para que la joven no lo viera, la bella dama camino muy rápido, sus pies no se veía que tocara la tierra, metros antes de la entrada del cementerio paro su marcha y miro en dirección donde se había despedido del tío, al no verlo entro en el cementerio.

 

Al ver esto mi tío casi se muere del susto, no podía creer lo que estaba sucediendo, en un momento recordó y comenzó a relacionar toda la situación, el vestido blanco, muy similar los que usan las mujeres fallecidas, sus manos heladas y sus besos ásperos, por un largo tiempo se quedó inmóvil, no podía creer lo que estaba pasando, después que recobro la razón se dijo a si mismo que debía haber una explicación lógica.

 

Camino en dirección al cementerio, el sereno del lugar era amigo de sus padres, una vez que llego ahí, hablo con Cuchin y comento la situación que acababa de vivir, Cuchin escuchó atentamente el relato de mi tío, una vez que termino de hablar dijo.

Creo que sé a qué difunto te refieres, su nombre es Delfina Solís, al escuchar su nombre un escalofrío gano su cuerpo, no podía creer lo que estaba viviendo, al llegar al sepulcro pudo ver la fotografía de la fallecida, se la veía muy hermosa y feliz.

Fuente: Pixabay

 

Salió del cementerio corriendo y no paro hasta llegar a su casa, al llegar comentó lo sucedió con todos los presente, así fue como mi madre supo lo que había sucedido aquella noche.

 

Esta es otra historia que alberga la tierra sin mal, algo que vivo y escucho mi madre en su niñez, nadie puede certificar que estas historias sean ciertas, como dice mi madre. Que las hay las hay.

 

¿Ya has probado la interfaz alternativa de Steemit? ¡ SteemPress! Una novedosa manera de publicar tus post?

Vote steempress como testigo

https://steemit.com/~witnesses

Sábado de suspenso: ¡”El duende de los haraganes”!

Fuente: pixabay

Muchas gracias queridos amigos por la compañía y lectura de mi post, los días han pasado muy rápido, nuevamente hemos llegado al día sábado, día en el que mi blog se torna místico y tenebroso, para quienes disfrutan de las películas de terror, es momento de una pausa y disfrutar una lectura, hechos naturales o sobrenaturales de la vida, tenebrosas leyendas que nos contaron nuestros padres. Te invito a disfrutar de una leyenda urbana como lo hacíamos en nuestra niñez.

 

La tierra sin mal a lo largo de la historia albergo diferentes culturas, creyentes y supersticiosos de las cosas paranormales y del más allá, según sus creencias entre la tierra y el infierno existe un portal, por donde asiduamente hay entidades que regresan a sus hogares o lugares de orígenes.

Bienvenidos queridos amigos a otro sábado de suspenso, los correntinos somos muy supersticiosos, desde niños fuimos inculcados a creer y respetar las cosas paranormales, la tierra sin mal alberga miles de historias de hechos que han sido presenciados.

Fuente: Pixabay

 

Nuestros ancestros han transmitido diferentes tipos de leyendas, una práctica manera de enseñar e influenciar a las personas a través del razonamiento o el miedo que transmitían sus historias, aquellas que fueron transmitiendo de generación en generación hasta nuestros días.

 

La historia de hoy la vivió mi madre cuando era tan solo una niña, a mama le encanta relatar sus historias de vidas o hechos que pudo presenciar o escuchar en su niñez, hoy utiliza sus cuentos como sus ancestros a modo de enseñanzas o influencias.

Mama nació en un paraje que se llama “el rincón de San Judas” un paraje olvidado en el tiempo, sin ningún tipo de servicio, incluso hoy continúa igual, hace un mes visite el lugar y me sorprendió que seguirá igual, no hay luz eléctrica, calles, agua potable, cloacas, viven como hace cien años atras.

Fuente: Pixabay

 

Mis abuelos llegaron al paraje siendo adolescentes en compañía de sus familiares, el abuelo era el mayor de muchos hermanos. ¡Muy trabajador! comenzaba sus tareas antes de que saliera el sol y regresaba después de que se opusiera.

 

No todos los hermanos eran iguales, tenían personalidades diferentes, así como mi abuelo era muy trabajador, había uno que era muy haragán. ¡El tío zepi! Para aquellos que no están familiarizado con la terminología haragán, les explico brevemente, llamamos haragán a todas las personas que no les gusta trabajar o huye del trabajo.

 

El nombre de zepi hace referencias a sus grandes pies que parecían de elefantes, con mi madre decíamos, quizás este fue la razón para que fuera tan haragán, les pesaban los pies para trabajar.

 

Los padres de mis abuelos tenían mucho trabajo en la granja, por este motivo cada hijo tenía una determinada tarea que cumplir en el día, el único que no cumplía con ellas era el tío zepi. Sus padres no sabían que tarea darle, ya que ninguna se ajustaba a sus preferencia

sus hermanos estaban cansado de hacer las tareas por él, si tuviera que ordeñar las vacas para el desayuno, ese día nadie desayunaba, si tuviera que buscar el agua del arroyo para beber, no se bebía agua en la casa. Una mañana la abuela designo la tarea de buscar leñas en el bosque.

Fuente: Pixabay

 

El bosque estaba bastante retirado de la tapera, debía caminar mucho para llegar a él, este fue un castigo más que una tarea, tener que caminar para llegar al bosque, para el tío ya era un gran trabajo.

 

Lo cierto es que llego la noche y el tío zepi no regresaba, la abuela preocupada decidió ir a buscarlo, al llegar al bosque no podía creer lo que veía, su hijo dormía plácidamente tirado en el suelo en la raíz de un gran árbol

La abuela llamo la atención por ser tan irresponsable, llego la noche y aún no había juntado nada de leñas, muy desconsiderado hacia sus hermanos que se pasaban el día trabajando, su madre para asustarlo relato una leyenda en que mencionaba a un duende del bosque que se presentaba a las personas haraganas.

Fuente: Pixabay

 

Lo cierto es que nunca surgió efecto sobre el tío, pasaron los años, sus hermanos fueron formando sus propias familias y el tío seguía igual de haragán viviendo en casa de sus padres.

 

Mi abuelo hizo su casa detrás de la casa de sus padres, allí crio a mi madre y sus hermanos, una tarde mientras estaban sentados debajo de un gran árbol de timbo mi madre y sus hermanos escucharon algo que helo su sangre.

 

Su madre, ahora ya viejita, pidió a zepi que fuera por leñas para cocinar la cena, como era de esperar, el tío fue de malas ganas, tomo en hacha y se dirigió al bosque, era tiempo de verano, en esa época del año las ramas están fresca, no sirve como leña, por esta motivo se tuvo que internar en medio del tupido bosque.

 

Casi al final del pequeño camino encontró un árbol caído, se acercó para comenzar a cortar, cuando sintió un olor muy fuerte y desagradable, era rancio, un olor a sucio extremo, como era el único árbol que tenía sus ramas seca no le quedó otra que aguantar el desagradable aroma.

 

Después de cortar varias ramas, tomo su hacha, la leña cortada y se dirigió a la salida del bosque, poco metros para llegar a la pradera se sintió cansado, bajo las ramas y su hacha, se quería sentar a descansar.

 

Estaba tan cansado que se quedó dormido, dormía plácidamente cuando comenzó a sentir otra vez el olor desagradable, era tan fuerte que lo despertó de su sueño, al hacerlo, frente a él estaba un duende rodeado de moscas verdes atraídos por el olor desagradable

el duende tenia cara de pocos amigos, grandes ojos igual que sus orejas, en su cabeza pequeños cuernos, en su mano tenía un enorme garrote. El tío no podía creer lo que veía, ver a la desagradable criatura el miedo se apodero de su cuerpo, quería levantarse, pero no tenía el control de su cuerpo, estaba totalmente paralizado.

Fuente: pixabay

 

En eso se escuchó un ruido entre las ramas del bosque, ambos miraron en la dirección del ruido, por suerte era solo un pequeño venado que se asomaba del bosque, fue lo que necesitaba el tío zepi para levantarse, tomar las leñas y huir del lugar.

 

El duende siguió con el garrote en la mano, tenía toda la intención de pegarlo, si lo hubiera alcanzado seguro rompería algunas costillas, lo siguió hasta cerca de la tranquera de la quinta, lugar en donde desapareció tal cual vino, sin embargo el olor continuaba en el lugar, como si estuviera escondido en el pastizal.

 

Llego a la tapera mudo del miedo, su cuerpo parecía convulsionar, al verlo, el abuelo fue en su búsqueda para ayudarlo, cuando pudo recobrar el aliento comento todo lo sucedido, finalmente su madre tenía razón, se trataba del duende de los haraganes.

Todos los días y durante varios meses, al caer la tarde se sentía el fuerte olor merodear la tapera, su madre decía en guaraní, (chaque ohuco el caraí) queriendo decir, cuidado que vino el duende, por muchos meses el duende acoso al ¡Tío zepi! Querida dar su merecido por haber sido haragán durante toda su vida.

Fuente: Pixabay

 

Al caer la tarde el fuerte olor se adueñaba de la casa, su madre decía ahí está ¡El duende de los haraganes!

 

Esta es otra historia que alberga la tierra sin mal, algo que vivo y escucho mi madre en su niñez, nadie puede certificar que estas historias sean ciertas, como dice mi madre. Que las hay las hay.

¿Ya has probado la interfaz alternativa de Steemit? ¡ SteemPress! Una novedosa manera de publicar tus post?

Vote steempress como testigo

https://steemit.com/~witnesses

Sábado de suspenso: ¡”El duende de la siesta”!

Fuente: pixabay

Muchas gracias queridos amigos por la compañía y lectura de mi post, los días han pasado muy rápido, nuevamente hemos llegado al día sábado, día en el que mi blog se torna místico y tenebroso, para quienes disfrutan de las películas de terror, es momento de una pausa y disfrutar una lectura, hechos naturales o sobrenaturales de la vida, tenebrosas leyendas que nos contaron nuestros padres. Te invito a disfrutar de una leyenda urbana como lo hacíamos en nuestra niñez.

 

La tierra sin mal a lo largo de la historia albergo diferentes culturas, creyentes y supersticiosos de las cosas paranormales y del más allá, según sus creencias entre la tierra y el infierno existe un portal, por donde asiduamente hay entidades que regresan a sus hogares o lugares de orígenes.

Bienvenidos queridos amigos a otro sábado de suspenso, los correntinos somos muy supersticiosos, desde niños fuimos inculcados a creer y respetar las cosas paranormales, la tierra sin mal alberga miles de historias de hechos que han sido presenciados.

Fuente: Pixabay

 

Desde que tengo uso de razón, vivir en mi país siempre fue un gran desafío, la historia habla de la mala administración de los gobiernos y las crisis económicas que estos causaron, aquellas que tuvimos que soportar los habitantes.

 

La ciudad de Corrientes siempre se caracterizó por ser la de menor recurso económico del país, el costo de vida es muy alto y los salarios tienen el promedio más bajo Argentina, esta combinación, hace que las personas tengan que buscar alternativas para abaratar sus costos de vida.

Una manera que encontraron las personas para contribuir en la economía hogareña, fue la de sembrar sus propios alimentos, el suelo correntino es muy fértil lo que hace ideal ¡Cualquier semillas que plantes da frutos!

Fuente: Pixabay

 

La fauna silvestre fue una opción a la hora de agregar proteínas al organismo, la tierra sin mal alberga ciento de especies que son comestibles, el correntino es consiente a la hora de utilizar este recurso, toma lo necesario de la naturaleza para poder vivir.

 

La historia de hoy narro mi madre en un día lluvioso. Hace muchos años vivíamos en el barrio Ponce, un pequeño barrió ubicado en el conurbano de la provincia, un lugar olvidado en el tiempo, casitas de adobe y paja, baños con letrinas, luz de candil y aguas de aljibes, sacar agua de allí era muy peligroso, estabas expuesto a que la tierra cediera y quedaras atrapado en el pozo tapado por una gran cantidad de tierra tuyuti

 

En aquella época tenía ocho años de edad, la separación de mis padres nos obligó a mudarnos, el dinero no alcanzaba para seguir viviendo en la capital correntina, motivos para vivir a este barrio de mala muerte.

 

De ver su presencia provocaba miedo, casas distantes inmersas en la espesura, calles de tierras rodeadas de atemorizantes árboles, que parecieran hablar con el crujir del viento, el sol era testigo de mis miedos mientras calentaba la tierra arenosa de sus calles.

 

Una niebla espesa se levantaba del este, mientras el sol se perdía entre los cañaverales de oeste, la presencia nublosa intensificaban mis miedos, el ocaso y la noche provocaba una preocupación en mí, leyendas lugareñas invadían mi mente, aquel niño desaparecido de manos del pombero, el ataque que vivo el vecino de lobizón o las noches de viernes en que se convertía en bruja la hija de Solís

Los relatos de mi madre eran un condimento extras para intensificar mi miedos, aquellas situaciones que vivo en su niñez o historias urbanas que conto su padre, del tiempo en que vivió en la colonia del paraje San Judas.

Fuente: Pixbay

 

El día estaba planeado, la mañana de un día feriado era ideal para el fútbol, la rivalidad que existía con los niños de la otra cuadra se disputaba en partido de fútbol, la semana anterior habíamos perdido 2 a 0, estábamos con la sangre en el ojo, este día era la oportunidad de dar vuelta el resultado.

 

Después de desayunar y listo para ir al tan esperado juego de futbol, una repentina lluvia aguo la diversión. ¡Tendrías que ver mi rostro de frustración! Mama lo noto, para apaciguar me invito a comer unas tortas fritas en el galponcito. Las tortas fritas son una tradición en los días de lluvia.

 

Mi Madre me observaba a lo lejos, veía el malestar en mi rostro, algo tenía que hacer para animarme, ella conocía mis gustos, para animarme comenzó a relatar una historia de suspenso, que había vivido de niña en su pueblo natal el “Rincón de San Judas”

Los hermanos menores de su padre eran los responsables de salir a cazar animales silvestres para el almuerzo y la cena, una tarea que debían hacer a diario, ya que en esa época no existían las heladeras.

Fuente: Pixabay

 

Sus responsabilidades era la de ordeñar las vacas bien temprano junto a la abuela y luego salir a cazar. Sus tíos eran adolescentes, estaban en el mejor momento de sus vidas, vivían enamorados, por las noches salían a visitar a sus novias, al amanecer no había quien los levante.

 

El día de los hechos, sus tíos no se pudieron levantar temprano, fue el motivo para que decidieran salir a cazar en el horario de la siesta, la abuelita que era muy conservadora y creyentes en las viejas tradiciones se opuso totalmente, dijo que las siestas son para descansar, aclaro que son horarios en donde los duendes andan en la soledad de los bosques.

 

Quien para a los adolescentes con estas costumbres, sin embargo, lo más pequeños no tuvieron otra opción que hacer caso a la abuela, el mayor muy decidido tomo la escopeta y salió rumbo al denso bosque.

El tío nene era un experimentado cazador, poseía una puntería absoluta, en donde posaba la mira ahí iba la bala, este día en particular la cacería debía ser efectiva, esa noche llegarían familiares de visita y se les quería agasajar con riquísimas carnes de ciervo silvestres.

Fuente: Pixabay

 

Los ciervos son difíciles de cazar, son muy veloces y astutos, al ver de lejos a las personas salen huyendo del lugar, sin embargo ese día era su día de suerte, en el claro antes de llegar al bosque posaba un hermoso ejemplar, el tío nene preparo su escopeta, cargo dos cartuchos y comenzó a caminar sigilosamente, debía tener una distancia de tiro para que pueda llegar los perdigones.

 

Lo curioso fue que el animal vio al tío acercarse, a diferentes de otros, se quedó mansamente pastando en el lugar, cuando el tío se acercaba, el animal hacia unos pasos pequeños en dirección al bosque y así lentamente se fue internando en el bosque, nene lo seguía muy despacio, no quería que el animal saliera huyendo.

 

Cuando el tío se dio cuenta estaba en medio del denso bosque, al lograr acercarse lo suficiente al animal apunto con la escopeta y apretó el gatillo, el ruido fue ensordecedor, el humo del disparo nublo su vista, al recuperar la visión vio que el animal seguía en pie, algo imposible, el jamás erraba un tiro.
Volvió a mirar por la mira, se tomó el tiempo para dar el segundo disparo, al tenerlo bien centrado realizo el segundo disparo, como cosa del diablo el animal seguía en pie, ahora los ojos tiernos de ciervo había desaparecido, sus ojos estaban enfurecido como ojos de perro rottweiler enfurecido

El tío no entendía lo que estaba sucediendo sus ojos se nublaron, un humo rojo gano el lugar y su cuerpo comenzó a desvanecer, sus brazos no podían aguantar el peso de la escopeta, estaba ido, como si lo hubieran dopado, el pequeño ciervo camino hacia él, ya no era un ciervo común, la mitad para abajo era un animal y la mitad para arriba era un hombre.

Fuente: Pixabay

 

La extraña criatura se movía en su dirección, lo hacía parado sobre sus dos patas traseras, el miedo se apodero de su cuerpo, estaba paralizado no se podía mover, por más que intentaba era imposible, la cara de la extraña criatura era siniestra, del miedo se llegó a orinar en sus pantalones.

La extraña criatura era espantosa, daba miedo al más valiente, el terror que sentía hizo que el tío convulsionara, al parecer un ataque de epilepsia su cuerpo saltaba en el suelo, de su boca salía espuma, no era para menos, el animal deforme tenía el cuerpo de un hombre de escasa estatura, de brazos fuertes y bien formados, ojos desorbitados y orejas muy grandes.

Fuente: Pixabay

 

La criatura se acercó a él y le proporciono una gran golpiza, dio a entender que era el protector de los animales y que no debía regresar al lugar nunca más, si lo hacía, la próxima no saldría con vida, no recuerda en qué momento se quedó dormido.

 

Lo cierto es que en ese lugar llego la noche, sus padres lo encontraron atado a un gran árbol con algunas ramas flexibles, al relatar lo sucedió, la abuela murmuro algo muy despacio ¡El duende la siesta!

 

Esta es otra historia que alberga la tierra sin mal, algo que vivo y escucho mi madre en su niñez, nadie puede certificar que estas historias sean ciertas, como dice mi madre. Que las hay las hay.

¿Ya has probado la interfaz alternativa de Steemit? ¡ SteemPress! Una novedosa manera de publicar tus post?


Vote steempress como testigo

https://steemit.com/~witnesses

Sábado de suspenso: ¡”la niña huérfana”!

Fuente: pixabay

Muchas gracias queridos amigos por la compañía y lectura de mi post, los días han pasado muy rápido, nuevamente hemos llegado al día sábado, día en el que mi blog se torna místico y tenebroso, para quienes disfrutan de las películas de terror, es momento de una pausa y disfrutar una lectura, hechos naturales o sobrenaturales de la vida, tenebrosas leyendas que nos contaron nuestros padres. Te invito a disfrutar de una leyenda urbana como lo hacíamos en nuestra niñez.

 

La tierra sin mal a lo largo de la historia albergo diferentes culturas, creyentes y supersticiosos de las cosas paranormales y del más allá, según sus creencias entre la tierra y el infierno existe un portal, por donde asiduamente hay entidades que regresan a sus hogares o lugares de orígenes.

 

Bienvenidos queridos amigos a otro sábado de suspenso, los correntinos somos muy supersticiosos, desde niños fuimos inculcados a creer y respetar las cosas paranormales, la tierra sin mal alberga miles de historias de hechos que han sido presenciados.

 

La historia de hoy es originaria de un lugar llamado Rincón del Sombrero, no conocía la historia hasta hace unos días. En mi provincia cuando fallece un ser querido, es muy común velarlo varios días, los familiares permanecemos todo este tiempo con él

hace unos días falleció un tío muy querido, hermano de mi madre, la concurrencia de personas fue enorme, venían amigos de cada rincón de nuestra provincia, cada uno de ellos contaba anécdotas de vida que habían compartido con Vicente, así se llamaba mi tío.

Fuente: Pixabay

 

El tío falleció el día viernes y lo velamos hasta el domingo por la mañana, estos días lo vivimos ambiguamente, con mucha tristeza y también con alegría, los amigos nos enseñaron muchas anécdotas hermosas que han vivido con el tío vichi, así  lo llaman sus amigos.

 

Mi madre tiene tres hermanos varones, Vicente, Beto y Ton, todos ellos tienen algo en común, gustan vivir en el campo, era muy común que al llegar el fin de semana se fueran a pasar varios días por ahí, los lugares que acostumbran visitar eran el rincón del sombrero, La colonia San Judas y Rincón del Madregon.

 

Estos lugares albergan muchas historias, en horarios nocturnos de los velorios, solo quedan con el familiar fallecido los varones, las mujeres van a descansar, por lo general en estas circunstancias las noches se hacen largas, para acortarlas se degustan aperitivos, café, mate, incluso es común contar anécdotas vividas con el familiar fallecido.

 

El tío Beto era muy compañero con su hermano Vicente, siempre se los veía juntos por el campo, grandes personajes, queridos en donde vayan, bailarines y guitarreros, donde sonaba una música, allí estaban ellos, no hace mucho tiempo, estaban en una peña en medio de un gran monte, allí vivía la familia Solís, muy conocidos en el rincón del Sombrero.

La familia Solís vive en un claro de una inmensa selva, una casa que había heredado don Solís de su madre. La casa era utilizada como vivienda de fin de semana, como al matrimonio le gustaba mucho el chamame (Música de mi provincia) los músicos llegaban a su hogar con sus guitarras.

Fuente: Pixabay

 

Fue así como los hermanos Fernández llegaron al lugar, como dije, dos personajes muy queridos en la zona, a su llegada se armó la bailanta, entre música y chamame, se hizo la doce de la noche, los lugareños son muy supersticiosos, son de creer que a partir de esa hora deambulan las almas en pena.

 

La fiesta estaba muy concurrida, los presentes bailaban felices al compás del chamame, fue el motivo para que don Solís dejara que continuara la fiesta, casi una hora había pasado de la media noche, en un momento dado, el lugar se quedó en silencio, las guitarras y los acordeones dejaron de sonar.

 

Por el portón trasero ingreso una niña vestida de blanco, cabellera negra azabache y de calzado llevaba puesta unas alpargatas, la niña ingreso al lugar muy sonriente, en medio del silencio y ante las miradas de todos los presente camino hasta el centro de la pista del baile, una vez allí, hizo señas a los músicos que continuara la fiesta.

Las caras de los presentes no salían del asombro, aquellos que conocían la historia estaban espantados. Mi tío Beto tocaba la primer guitarra, levanto la vista y miro a don Solís, buscaba la aprobación para seguir con la música, ante la aprobación la fiesta continua como si nada.

Fuente: Pixabay

 

La niña bailaba sola en medio de la pista, las parejas de baile se sentaron asombrados a observar a aquella niña que bailaba como endemoniada, zapateaba levantando polvo en medio de la pista, los músicos tocaron varios temas enganchados sin parar, la niña bailo hasta el cansancio, en un momento la música paro, fue entonces que la niña hizo una reverencia ante todos los presenta y se retiró del baile, las personas amagaron a seguirla, para ver hacia donde se dirigía o con que compañía andaba, no era común ver a una niña de siete u ocho años sola en la oscuridad de la noche.

 

Una anciana que estaba presente detuvo a las personas diciendo. Chaque u co la finada huérfana, querido decir, tengan cuidado esa niña es la fallecida huérfana.

 

El tío Vicente fue la nica persona que esa noche se acercó y saludo con sus manos a la niña bailadora, esa noche después de que la niña se había retirado, cometo que sus manos eran muy frías y de su blanco vestido se desprendía un olor muy especial, olía a un rico perfume mezclado con algo ácido

Al retiro de la niña la música seso y la anciana narro la historia de la niña huérfana, hacía muchos años la anciana vivía a un kilómetro de distancia en casa de sus padre, de vecinos tenían a los padres de la niña huérfana, cuando la niña tenía unos cuatro años, no se sabe en qué circunstancias, los padres de la niña desaparecieron dejando la a la niña solo, nunca más se supo de los padres.

Fuente: Pixabay

 

La niña creció sola en su casita, algunos vecinos la ayudaban con la comida otros con las vestimentas, narra la anciana que a la niña le encantaba el baile, cuando escuchaba música visitaba el lugar bailaba varios temas y se volvía a su casa.

 

Lo cierto es que unas de esas noches de baile, el día de su cumpleaños número siete, visito la casa de los padres de la anciana, allí se festejaba el día de una virgen, como lo hacía siempre, esa noche se presentó la niña y bailo toda la noche, poco antes del amanecer se despidió de todos los presentes y emprendió viaje a su casa

Al ser fin de semana nadie la visitaba, no hasta el día lunes, al no verla, el padre de la anciana fue hasta su casa, antes de llegar a su hogar la encontró muerta bajo un gran árbol de timbo, el cuerpo presentaba signos de abuzo y estrangulamiento. Desde ese día, cada vez que los padres de la anciana ponían música, el fantasma de la niña se hacía presente. Fue el motivo para que se mudaran de lugar.

Fuente: Pixabay

 

Mis tíos no podían creer lo que escuchaban, un escalofrío gano sus cuerpos, el temor de estar allí no les dejaba pensar, lo cierto es que nadie abandono el lugar hasta que no hubiera amanecido, mi tío Beto narro esta historia en el funeral de su hermano, como una anécdota mas que había vivido con él, después de esta historia nos quedamos toda la noche en silencio, pensando en el trágico final de la pobre niña.

 

Esta es otra historia que alberga la tierra sin mal, algo que vivo y escucho mi madre en su niñez, nadie puede certificar que estas historias sean ciertas, como dice mi madre. Que las hay las hay.

¿Ya has probado la interfaz alternativa de Steemit? ¡ SteemPress! Una novedosa manera de publicar tus post?

Vote steempress como testigo

https://steemit.com/~witnesses

Sábado de suspenso: ¡”El señor de las habilidades”!

Muchas gracias queridos amigos por la compañía y lectura de mi post, los días han pasado muy rápido, nuevamente hemos llegado al día sábado, día en el que mi blog se torna místico y tenebroso, para quienes disfrutan de las películas de terror, es momento de una pausa y disfrutar una lectura, hechos naturales o sobrenaturales de la vida, tenebrosas leyendas que nos contaron nuestros padres. Te invito a disfrutar de una leyenda urbana como lo hacíamos en nuestra niñez.

 

La tierra sin mal a lo largo de la historia albergo diferentes culturas, creyentes y supersticiosos de las cosas paranormales y del más allá, según sus creencias entre la tierra y el infierno existe un portal, por donde asiduamente hay entidades que regresan a sus hogares o lugares de orígenes.

 

Bienvenidos queridos amigos a otro sábado de suspenso, los correntinos somos muy supersticiosos, desde niños fuimos inculcados a creer y respetar las cosas paranormales, la tierra sin mal alberga miles de historias de hechos que han sido presenciados.

 

Voy a narrar una historia que sucedió en la provincia del Chaco-Argentina en la localidad de Quitilipi.

Su nombre hace honor a un pequeño búho que vive en estas zonas del mundo, al que normalmente llaman “quitilipi, ñacurutu o tuku” este último es una denominación “quichua”, derivado de la palabra “tukuchikk” que significa “acabar o concluir una cosa” quizás por esto es el misticismo del lugar

Fuente:

Cuando mis padres se separaron nos tuvimos que mudar a un barrio fuera del conurbano correntino. ! El Barrio Ponce! Un lugar alejado de toda civilización, ir a vivir allí fue como viajar años atrás en el tiempo, No existía los servicios básico de la ciudad, calles, veredas, alumbrado público, agua potable.

 

Vivir en este misterioso lugar, y mi curiosidad por el misticismo hizo que conociera a Doña Minga, una mujer de sangre india. Nació y creció en una familia muy humilde de la comunidad india del chaco, vivía en una aldea ubicada en Quitilipi. Un lugar remoto en medio de la nada, vivió en el lugar por varios años, tiempo suficiente para aprender las costumbres y leyendas del lugar.

 

Doña Minga era la madre de un amigo, al que todos llamaban el negro, nunca supe el porqué del seudónimo ya que nada tenía que ver con su aspecto físico, este amigo, un excelente narrador de historias y cuentos, en este aspecto salió a su madre, narradora de historias de suspenso como ella nunca conocí.

Los días de lluvias era una visita obligada a Doña Minga, sabíamos que le encantaba narrar sus historias de vida y nosotros nos aprovechábamos de ello, la familia de mi amigo era muy humilde, la cocina está en un viejo galpón, en donde cocinaban sus alimentos a base de leña, el lugar era ideal para escuchar las historia de su madre.

Fuente: Pixabay

El galponcito, como lo llamábamos con mis amigos, tenía algo especial, difícil de expresar en palabras, el lugar siempre era cálido, seria porque una llama vivía prendida en los troncos de leñas, un lugar donde se utilizaba además de cocina, como centro de acopio, sus paredes de chapa estaban cubiertas de hojas de tabaco, su techo colgaba los marlos del maíz y sus rincones deban cobijos a las viejas herramientas de la agricultura.

 

Al ponerse el cielo gris, seguidos de relámpagos, era la señal esperada para visitar a la madre de mi amigo, minuto a minuto iban llegando mis amigos, cuando estábamos todos, Doña minga comenzaba su relato, este día nos habló de algo que nos heló la sangre, el suspenso y el temor pronto colmaron el viejo galponcito.

 

Su hermana mayor se había casado con unos de los cazadores de la aldea, un hombre bastante más grande que su hermana, su rostro y apariencia física lo delataba, a diarios salía a cazar, debía abastecer de carne a la aldea, su cuero era vendido a acopiadores que pasaban por el lugar

Un hombre muy exigente con el mismo, si bien era muy buen cazador al juzgar por sus presas, siempre estaba tratando de mejorar su técnica, su afán por el perfeccionamiento le llevaba a realizar cualquier cosa que lo indicara que lo ayudaría a mejorar

Fuente: Pixabay

 

Su incansable búsqueda lo condujo hacia lo oscuro, alguien que conoció en alguna ocasión comento que existía una manera de convertirlo en un excelente cazador, esta persona era muy misteriosa, solo se lo veía de noche y en interior del bosque.

 

Un nómade, migraba todos los días dentro del impenetrable chaqueño, delataba su presencia el alumbrar de una gran fogata, leñas misteriosas que otorgaban luz pero nada de calor, fuego silencioso sin el crujir de las ramas.

Día a día prepara al cazador, narrando historias de aquellos valientes que se atrevieron a desafiar y ganar al ¡Señor de las habilidades! Decía con vos intimidante que se trataba del mismo demonio, encarnado en piel humana, nada habría de pasar si ofrecía su alma a cambio de recibir la habilidad de la caza.

Fuente: Pixabay

 

El cuñado de doña Minga comenzó a cambiar su apariencia, su aspecto endemoniado comenzó a asustar a los niños, tenía reacciones agresivas, vivía obsesionado a mejorar su técnica de caza, esta obsesión lo ponían muy nervioso, hablaba solo en la oscuridad de la noche, balbuceaba palabras sin sentido, derrotar al señor de las habilidades era de las pocas palabras que se podían entender.

 

Cierta vez desapareció por una semana, al caer la noche, salió en busca de la persona misteriosa y no regreso hasta después de ocho días, regreso muy cambiado, la persona agresiva, prepotente y valiente quedo en el bosque, este hombre que se presentaba no podía ser el cuñado de Doña minga, estábamos muy concentrado en el relato que al caer un rayo hizo un gran estruendo que nos dio un susto terrible, lo más extraño paso después, luego de la caída del ensordecedor rayo, emergió un sol radiante, señal de que se acabaría el relato de doña minga.

 

Antes de retirarnos nos preguntó.

-¿No tienen curiosidad de saber  lo que paso con el cazador?

-Sí, claro ¿Que paso Doña Minga? Fue nuestras respuestas unánimes

-Después de una semana, mi cuñado tomo su aspecto normal y comenzó a recordar lo sucedido, el relato atemorizaba de solo escucharlo.

– !Lo sucedido termino de narrar la aproxima ves! dijo Doña Minga

 

Esta es otra historia que alberga la tierra sin mal, algo que vivo y escucho mi madre en su niñez, nadie puede certificar que estas historias sean ciertas, como dice mi madre. Que las hay las hay.

¿Ya has probado la interfaz alternativa de Steemit? ¡ SteemPress! Una novedosa manera de publicar tus post?

Vote steempress como testigo

https://steemit.com/~witnesses