Sábado de suspenso: ¡”El señor de la laguna”!

Fuente: pixabay

Muchas gracias queridos amigos por la compañía y lectura de mi post, los días han pasado muy rápido, nuevamente hemos llegado al día sábado, día en el que mi blog se torna místico y tenebroso, para quienes disfrutan de las películas de terror, es momento de una pausa y disfrutar una lectura, hechos naturales o sobrenaturales de la vida, tenebrosas leyendas que nos contaron nuestros padres. Te invito a disfrutar de una leyenda urbana como lo hacíamos en nuestra niñez.

 

La tierra sin mal a lo largo de la historia albergo diferentes culturas, creyentes y supersticiosos de las cosas paranormales y del más allá, según sus creencias entre la tierra y el infierno existe un portal, por donde asiduamente hay entidades que regresan a sus hogares o lugares de orígenes.

Fuente: Pixabay

 

Bienvenidos queridos amigos a otro sábado de suspenso, los correntinos somos muy supersticiosos, desde niños fuimos inculcados a creer y respetar las cosas paranormales, la tierra sin mal alberga miles de historias de hechos que han sido presenciados.

 

Al momento en que mi madre se separa de mi padre, la situación económica del país era muy crítica, mama trabajaba de empleada doméstica, el sueldo que percibía solo alcanzaba para comer, era imposible costear un alquiler en el barrio en donde vivíamos.

 

La hermana mayor de mama, era amiga de un hombre que poseía una casa en un barrio fuera de la ciudad de Corrientes (Barrio Ponce) el propietario estaba dispuesto a prestarnos la casa hasta que estuviéramos mejor económicamente. ¡Solo había una condición! Compartir la casa con su madre (una anciana muy viejita). En nuestra condición no podíamos rechazar esta oferta.

Fuente: Pixabay

 

En aquella época yo tenía solo ocho años de edad, todo el entorno de la casa daba miedo, nunca pensé que podía existir un lugar así, pensaba que se trataba de un lugar extraído de un libro de cuento de terror, como si fuera poco, la viejita daba miedo de solo mirarla, su rostro estaba marcado por cientos de arrugas, una nariz grande y en la punta un gran lunar, propias de las brujas de los cuentos.

 

Con el correr de los meses fui conociendo mejor a la anciana y resulto que estaba muy equivocado, su carácter y su forma de ser, era muy diferente a la de su apariencia, lo cierto es que nos hicimos muy buenos amigos, pasábamos gran parte del día juntos, dedicaba su día a enseñarme cosas importante para mi futuro.

 

La ancianita me enseñó a sembrar, cosechar y todo el proceso de labrar la tierra, aprendí a sembrar verduras, frutas, hortalizas y tabaco, el tabaco era el producto más trabajos, había que sembrar, cosechar, secar y armar los cigarros.

Fuente: Pixabay

 

Mientras trabajábamos aprovechaba para contar historias y leyendas del lugar, una tarde relato algo que sucedió en su niñez en relación a la siesta y el señor de la laguna, por esa razón, siempre me había aconsejado que no concurriera al lugar en horario de siesta.

 

Al igual que yo, a ella le encantaba salir a jugar con otras niñas en horario de la siesta, en una ocasión, decidieron juntas a sus amigas acudir a la laguna del barrio, según sus relatos, la laguna era mucho más grande y cubierta de bosque de lo que habíamos conocido nosotros.

 

Jugaban con sus amigas quien tenía más resistencia para permanecer debajo del agua, el juego consistía en contar hasta tres para luego sumergirse juntas en el agua, la que permanecía más tiempo ganaba.

Fuente:Pixabay

 

La primer niña en salir debajo del agua, vio algo raro que se sumergió en la otra orilla de la laguna, intrigada siguió las burbujas que salían debajo del agua indicando la dirección que tomaba esa cosa rara que se sumergió, vio aterrada que se dirigía hacia ellos, luego comenzaron a salir uno a uno las niñas debajo del agua, salieron todas menos una.

 

Al ver que no salía su amiguita, la viejita (en ese entonces una niña) se volvió a sumergir y tratar de encontrar a la niña desaparecida, busco desesperadamente en el lugar en donde emergió la niña, en un momento dado escucho llantos y gritos fuera del agua, al salir sus amiguitas indicaban llorando en dirección al bosque.

 

Las niñas lloraban y hablaban todas juntas a la vez, no podía entender lo que decían, trato de calmarlas, hasta que puedo interpretar que decían de un duende, otras mencionaban al señor de la laguna.

 

Los llantos y los gritos llamaron la atención de un hombre que pasaba a unos escasos metros montado a caballo, al sentir los llantos y el barullo acudió rápidamente al lugar, las niñas comentaron lo que vieron e indicaron en qué dirección se escabullo en el bosque esa cosa horrorosa que vieron las niñas

Fuente: Pixabay

 

El hombre reacciono en forma inmediata, montado en su caballo cruzo la laguna y se internó en el bosque, ingreso al bosque agitando su rebenque, el arreador hacia un gran ruido que se escuchaba a lo lejos, según su relato, el hombre alcanzo a ver a una pequeña criatura cubierta de pelos, cargando a una niña en sus hombros.

 

La extraña criatura, al observar al caballo que se venía encima, decidió bajar a la niña en el suelo para después  esconderse entre los matorrales, así huyo de la vista del hombre, la niña estaba aterrada del miedo, varios días no pudo hablar del susto.

 

Según la anciana, todos los mayores concurrieron al bosque con intención de dar con el señor de la laguna, lo cierto es que nunca pudieron dar con él, así paso los años y cada tanto aparecía la extraña criatura y hacías de las suyas.

Fuente: pixabay

 

Dese ese día, no concurrimos más a la laguna con mis amigos en horario de la siesta, no queríamos tener nada que ver con ¡El señor de la laguna!

 

Esta es otra historia que alberga la tierra sin mal, algo que menciono la anciana en mi niñez, nadie puede certificar que estas historias sean ciertas, como dice mi madre. Que las hay las hay.

¿Ya has probado la interfaz alternativa de Steemit? ¡ SteemPress! Una novedosa manera de publicar tus post.

Vote steempress como testigo

https://steemit.com/~witnesses

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *