Martes de leyenda Y cuentos “La codicia del rey”

Fuente: Pixabay

Muchas gracias queridos amigos por la compañía y lectura de mi post, los días han pasado muy rápido, nuevamente hemos llegado al día martes, día en el que mi blog se torna místico y mágico, es momento de una pausa y disfrutar una lectura con el encanto de una leyenda, hechos naturales o sobrenaturales de la vida, mágicos episodios que nos contaron nuestros abuelos, o aquella amorosa lectura que nos proporcionaron nuestros padres antes de dormir. Te invito a viajar en el tiempo y disfrutar una hermosa leyenda como lo hacíamos en nuestra niñez.

 

La vida es un verdadero misterio, nunca sabes lo que te espera, No a todos nos toca vivir de la misma manera. Lo cierto es que vamos por el mundo sorteando obstáculos y eligiendo caminos

caminos que nos lleve a la felicidad, hacemos muchas cosas en busca de esta satisfactoria sensación, invertimos tiempo y dinero buscando la felicidad y muchas veces los tenemos muy cerca nuestro y no nos damos por enterado, la felicidad puede estar junto a ti, solo debes ser capaz de verla.

Fuente: Pixabay

 

La historia de hoy nos llevara a un lugar mágico e increíble, Un hermoso lugar lleno de misticismo e historia. Este relato está inspirado en la fábula “el león y la liebre” la historia trata de un hambriento león en busca de alimento, una situación lo obliga a pensar y tomar decisiones, de su decisión aprenderá una lección, una interesante historia que comienza así.

 

Hace muchos años en una selva africana se estableció un pequeño león, a su llegada, la selva era prospera en abundancia de animales, con el correr de los años las cosas fueron cambiando, para cuando creció y se convirtió en el rey de la selva, la selva prospera dejo de serlo.

Muchos animales habían cambiado su habita, dejando atrás la selva prospera que había sido en su momento, muchos de ellos migraron buscando una selva mejor en donde vivir. El nuevo monarca decidió apostar por su selva, otros tantos animales hicieron lo mismo, si bien la selva ya no era la misma, existía una ventaja, los grandes depredadores migraron a otro lugar, quedando un solo rey de la selva, si bien era muy peligroso, era un solo del que debían cuidarse.

Fuente: Pixabay

El rey león había aprendido de sus antecesores que los métodos más efectivos de caza. ¡Era la sorpresa! Metodología que comenzó a emplear en sus cacerías.

Cada vez que salía a caminar por los senderos de la selva, eran los pájaros los primeros en advertir el peligro y los primeros en dar la vos de alerta de la presencia del soberano, era común verlo caminar con la intención de encontrar una presa que satisficiera su apetito, su caminata siempre fue expectante y sigiloso, se movía a pasos livianos para pasar desapercibido.

Fuente: Pixabay

 

El calor azotaba la selva, todos los animales estaban refugiados debajo de alguna rama que proporcionara algo de sombra. El rey de la selva disponía de un privilegiado lugar en donde el calor no era tan extenuante, vivía en una sombría caverna de piedras, solo salía de el para cazar o beber agua para saciar su sed.

 

La selva estaba muy tranquila, los animales descansaban aprovechando la quietud, el rey de la selva llevaba varios días sin salir de su cueva, el apetito que sentía era descomunal, aprovechando la tranquilidad del lugar decidió que era un buen momento para saciar su sed y su hambre.

Salió de su cueva dirigiéndose en dirección del lago, caminaba sigilosamente para no despertar sospecha en los animales de la selva, su intención era tomar de sorpresa a su próxima víctima, antes de llegar al lago se encontró con dos senderos al que podía tomar para llegar al lago, en el momento en que pensaba qué camino tomar, vio a un quirquincho caminar lentamente bajos los rayos del sol, el animal iba muy distraído que no reparo que el león lo miraba saboreando el almuerzo, al llegar a un terreno arenoso, paro para darse una baño de arena, sin saber que quedó a merced del soberano de la selva.

Fuente: Pixabay

 

A punto de correr para cazar al quirquincho, en el otro camino apareció ante su vista una gacela, esta ofrecía al rey una calidad de carne muy superior al del quirquincho, pero estaba a mayor distancia, el león debía tomar una decisión, atacar al quirquincho que estaba cerca y entregado para ser cazado, o arriesgarse y correr a la veloz gacela.

 

El rey evaluó la situación y decidió arriesgar y salir tras la veloz gacela, como era de esperar la gacela corrió muy veloz, dejando a tras a un retrasado león, al ver que era imposible alcanzar a la gacela, decidió volver por el entregado quirquincho.

Grande fue su sorpresa al llegar al lugar y ver que el quirquincho ya no estaba, el pequeño animal después del baño de arena decidió seguir con su camino, el pequeño animal nunca se enteró que estuvo al borde de la muerte, se podría decir que vivía gracias a su buena suerte o la peor toma de decisión del rey de la selva.

Fuente: Pixabay

 

El león siguió con su camino rumbo al lago, no le quedó otra que llenar su estómago con fresca agua del lago. Ese día el león aprendió una buena lección.

 

Ocasionalmente las personas nos encontramos en la misma situación del león. Debemos recordar que hay que querer y amar lo que uno tiene y no tomar decisiones por algo mejor, quizás en el intento perdemos todo y quedarnos con las manos vacías.

Fuente:

¿Ya has probado la interfaz alternativa de Steemit? ¡ SteemPress! Una novedosa manera de publicar tus post?

Vote steempress como testigo

https://steemit.com/~witnesses

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *