Sábado de suspenso: ¡”El señor de las habilidades”!

Muchas gracias queridos amigos por la compañía y lectura de mi post, los días han pasado muy rápido, nuevamente hemos llegado al día sábado, día en el que mi blog se torna místico y tenebroso, para quienes disfrutan de las películas de terror, es momento de una pausa y disfrutar una lectura, hechos naturales o sobrenaturales de la vida, tenebrosas leyendas que nos contaron nuestros padres. Te invito a disfrutar de una leyenda urbana como lo hacíamos en nuestra niñez.

 

La tierra sin mal a lo largo de la historia albergo diferentes culturas, creyentes y supersticiosos de las cosas paranormales y del más allá, según sus creencias entre la tierra y el infierno existe un portal, por donde asiduamente hay entidades que regresan a sus hogares o lugares de orígenes.

 

Bienvenidos queridos amigos a otro sábado de suspenso, los correntinos somos muy supersticiosos, desde niños fuimos inculcados a creer y respetar las cosas paranormales, la tierra sin mal alberga miles de historias de hechos que han sido presenciados.

 

Voy a narrar una historia que sucedió en la provincia del Chaco-Argentina en la localidad de Quitilipi.

Su nombre hace honor a un pequeño búho que vive en estas zonas del mundo, al que normalmente llaman “quitilipi, ñacurutu o tuku” este último es una denominación “quichua”, derivado de la palabra “tukuchikk” que significa “acabar o concluir una cosa” quizás por esto es el misticismo del lugar

Fuente:

Cuando mis padres se separaron nos tuvimos que mudar a un barrio fuera del conurbano correntino. ! El Barrio Ponce! Un lugar alejado de toda civilización, ir a vivir allí fue como viajar años atrás en el tiempo, No existía los servicios básico de la ciudad, calles, veredas, alumbrado público, agua potable.

 

Vivir en este misterioso lugar, y mi curiosidad por el misticismo hizo que conociera a Doña Minga, una mujer de sangre india. Nació y creció en una familia muy humilde de la comunidad india del chaco, vivía en una aldea ubicada en Quitilipi. Un lugar remoto en medio de la nada, vivió en el lugar por varios años, tiempo suficiente para aprender las costumbres y leyendas del lugar.

 

Doña Minga era la madre de un amigo, al que todos llamaban el negro, nunca supe el porqué del seudónimo ya que nada tenía que ver con su aspecto físico, este amigo, un excelente narrador de historias y cuentos, en este aspecto salió a su madre, narradora de historias de suspenso como ella nunca conocí.

Los días de lluvias era una visita obligada a Doña Minga, sabíamos que le encantaba narrar sus historias de vida y nosotros nos aprovechábamos de ello, la familia de mi amigo era muy humilde, la cocina está en un viejo galpón, en donde cocinaban sus alimentos a base de leña, el lugar era ideal para escuchar las historia de su madre.

Fuente: Pixabay

El galponcito, como lo llamábamos con mis amigos, tenía algo especial, difícil de expresar en palabras, el lugar siempre era cálido, seria porque una llama vivía prendida en los troncos de leñas, un lugar donde se utilizaba además de cocina, como centro de acopio, sus paredes de chapa estaban cubiertas de hojas de tabaco, su techo colgaba los marlos del maíz y sus rincones deban cobijos a las viejas herramientas de la agricultura.

 

Al ponerse el cielo gris, seguidos de relámpagos, era la señal esperada para visitar a la madre de mi amigo, minuto a minuto iban llegando mis amigos, cuando estábamos todos, Doña minga comenzaba su relato, este día nos habló de algo que nos heló la sangre, el suspenso y el temor pronto colmaron el viejo galponcito.

 

Su hermana mayor se había casado con unos de los cazadores de la aldea, un hombre bastante más grande que su hermana, su rostro y apariencia física lo delataba, a diarios salía a cazar, debía abastecer de carne a la aldea, su cuero era vendido a acopiadores que pasaban por el lugar

Un hombre muy exigente con el mismo, si bien era muy buen cazador al juzgar por sus presas, siempre estaba tratando de mejorar su técnica, su afán por el perfeccionamiento le llevaba a realizar cualquier cosa que lo indicara que lo ayudaría a mejorar

Fuente: Pixabay

 

Su incansable búsqueda lo condujo hacia lo oscuro, alguien que conoció en alguna ocasión comento que existía una manera de convertirlo en un excelente cazador, esta persona era muy misteriosa, solo se lo veía de noche y en interior del bosque.

 

Un nómade, migraba todos los días dentro del impenetrable chaqueño, delataba su presencia el alumbrar de una gran fogata, leñas misteriosas que otorgaban luz pero nada de calor, fuego silencioso sin el crujir de las ramas.

Día a día prepara al cazador, narrando historias de aquellos valientes que se atrevieron a desafiar y ganar al ¡Señor de las habilidades! Decía con vos intimidante que se trataba del mismo demonio, encarnado en piel humana, nada habría de pasar si ofrecía su alma a cambio de recibir la habilidad de la caza.

Fuente: Pixabay

 

El cuñado de doña Minga comenzó a cambiar su apariencia, su aspecto endemoniado comenzó a asustar a los niños, tenía reacciones agresivas, vivía obsesionado a mejorar su técnica de caza, esta obsesión lo ponían muy nervioso, hablaba solo en la oscuridad de la noche, balbuceaba palabras sin sentido, derrotar al señor de las habilidades era de las pocas palabras que se podían entender.

 

Cierta vez desapareció por una semana, al caer la noche, salió en busca de la persona misteriosa y no regreso hasta después de ocho días, regreso muy cambiado, la persona agresiva, prepotente y valiente quedo en el bosque, este hombre que se presentaba no podía ser el cuñado de Doña minga, estábamos muy concentrado en el relato que al caer un rayo hizo un gran estruendo que nos dio un susto terrible, lo más extraño paso después, luego de la caída del ensordecedor rayo, emergió un sol radiante, señal de que se acabaría el relato de doña minga.

 

Antes de retirarnos nos preguntó.

-¿No tienen curiosidad de saber  lo que paso con el cazador?

-Sí, claro ¿Que paso Doña Minga? Fue nuestras respuestas unánimes

-Después de una semana, mi cuñado tomo su aspecto normal y comenzó a recordar lo sucedido, el relato atemorizaba de solo escucharlo.

– !Lo sucedido termino de narrar la aproxima ves! dijo Doña Minga

 

Esta es otra historia que alberga la tierra sin mal, algo que vivo y escucho mi madre en su niñez, nadie puede certificar que estas historias sean ciertas, como dice mi madre. Que las hay las hay.

¿Ya has probado la interfaz alternativa de Steemit? ¡ SteemPress! Una novedosa manera de publicar tus post?

Vote steempress como testigo

https://steemit.com/~witnesses

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *